Upgrade to Pro — share decks privately, control downloads, hide ads and more …

Josep Artigas

Josep Artigas

Pioneros del diseño gráfico en España

969d779c4084fbbf73bd6532a18322be?s=128

Palacio de Quintanar

April 02, 2020
Tweet

Other Decks in Design

Transcript

  1. Josep Artigas el resumen de una época 54  1947.

    Cartel comercial
  2. 55 La trayectoria profesional de JOSEP ARTIGAS (Barcelona, 1919-1992) es

    similar a la de gran parte de los grafistas contemporáneos suyos. Un recorrido que se inicia a los catorce años como aprendiz trabajando para la agencia alemana Valor que contaba, ya en aquellos años, con doce diseñadores en plantilla. Entre 1935 y 1936 trabajó como voluntario en Grafos –empresa ligada a Valor– donde tomó contacto con todos los sistemas de reproducción del momento, simultaneando su trabajo con la formación que recibió en los cursos que impartía la Escuela Llotja y el Instituto San Lucas. En 1945 decide abrir estudio propio en Barcelona compartiendo espacio y alquiler con otros cinco artistas. Cuatro años después acepta integrarse en el departamento de publicidad de Cruz Verde, en aquellos tiempos una pequeña empresa del sector químico. Durante cinco años fue el responsable de todo el trabajo de comunicación de la firma: líneas creativas, dibujos y fotografías del departamento de publicidad, etc. El rápido desarrollo de Cruz Verde le llevó a situarse entre las principales empresas en el campo de insecticidas y a que su departamento de publicidad –con 25 personas en plantilla– derivase en Publi-Cruz, una agencia de publicidad autónoma. Fruto de aquellos años es su cartel para Polil, uno de los trabajos gráficos que mejor resumen la atmósfera del país en esa época. En 1953 se hizo cargo del departamento de publicidad de Nestlé en Barcelona, trabajo que le sirvió de puente para su traslado a Suiza –en febrero de 1954– donde le ofrecieron un puesto en Nestlé International. Un año más tarde comienza a colaborar con Rino Anzi para el desarrollo del packaging de Maggi. Ya de forma independiente, en Laussanne, realizó trabajos para fomentar el turismo en Suiza, Italia y Alemania y, tras once años de trabajo en el país helvético, regresa a Barcelona. En esta nueva etapa en su ciudad fundó la agencia de publicidad y marketing Publiartigas trabajando para clientes como la Feria y el Puerto de Barcelona, la editorial Labor, Bally o la Escuela de Arte Llotja. Artigas fue profesor de diseño gráfico y autor de un abecedario creado con ocasión del bicentenario en 1975 de esta Escuela. En la actualidad el legado de la trayectoria profesional de Artigas –con más de 50 años de oficio– se encuentra en Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Barcelona. « Diseño habría que reservarlo para las creaciones en tres dimensiones mientras que el término grafismo es más adecuado para dos dimensiones» En diciembre de 1963 los miembros de ADG/FAD contribuyeron con un diseño propio de estrella a la felicitación navideña de dicha agrupación. Esta felicitación, diseñada por Tomás Vellvé e impresa por Casamajó, se ha convertido en una de las piezas más delicadas del diseño de aquellos años. Artigas dibujó esta estrella que, junto a las de Humá, Huguet, Domènech, Parramón, Ribas, Baqués, Gallardo V., Vellvé, Giralt Miracle, Morillas, Plá Narbona, Pedragosa, Martínez, Artigas, Costa/Padró, Grañena, Moradell, Barba, Creus, Gallardo A. y Graus completarían la serie de estrellas de esta la felicitación
  3. 56 Pioneros  s/f. Cartel  Ilustraciones/pictogramas del interior del

    folleto para Bavillesset  1947-48. Folleto con novedades de una tienda de material deportivo  c. 1948. Portada de folleto
  4. 57 Josep Artigas  s/f. Cartel turístico

  5. 58 Pioneros  1951. Cartel producto insecticida. Representa onomatopéyicamente el

    mensaje publicitario que se emitía en las emisoras de radio comercial  1947. Cartel producto de limpieza doméstico  1951. Cartel para insecticida doméstico
  6. Josep Artigas  c. 1950. Etiqueta para tienda de ropa

    de Barcelona  c. 1955-56. Bolsa para Nescafé. Trabajo diseñado en su época suiza
  7. 60 Pioneros  1955-56. Colección de sobres promocionales para productos

    Nestlé. Suiza  1954. Cartel La Lechera  s/f. Original para concurso “Un concentrado de energías”. 2ª versión. Cartel que parece tener influencias de los trabajos que Paul Rand desarrolló a partir de la década de los 50
  8. 61 Josep Artigas  1958. Cartel promocional. Suiza  1955-1960.

    Boceto para anuncio de un producto Nestlé
  9. 62  1960. Gráfica para la difusión publicitaria de la

    serie de relojes “Secticon” diseñados por Angelo Mangiarotti Pioneros  1957. Original para cartel. Feria de Muestras de Lausanne. Suiza
  10. 63 Josep Artigas  c. 1960. Cartel comercial. Empresa de

    reparación de medias
  11. 64 Pioneros  1957. Felicitación de Navidad y menú invitación

    troquelados
  12. 65 Josep Artigas  1959. Cartel turístico. Suiza

  13. 66 Pioneros  1962. Folleto comercial de Manufacturas F. Nadal,

    empresa de objetos de escritorio  1970. Folleto para Graphispack. Feria de Muestras de Barcelona
  14.  c. 1970. Folleto comercial de Fernando Granell empresa constructora

    realizado bajo la firma Publiartigas Josep Artigas 67
  15. 68 Pioneros  1968. Cartel Institucional  1963. Cartel para

    el 13er congreso de clubes de la publicidad celebrado en Barcelona  1964. Adaptación del cartel para el 14º congreso celebrado en Montreux-Lausanne. Suiza  1975. Estudio y proyecto del abecedario Llotja creado en la Escuela de Artes Aplicadas y Oficios Artísticos de Barcelona, con motivo del bicentenario en 1975 de la Escola de Llotja, donde Artigas fue profesor de diseño gráfico
  16. 69 Josep Artigas  1967. Cartel para un Salón de

    la Feria de Barcelona
  17. 70 “”con un toque irónico, Artigas lo hace con un

    punto nostálgico, con la lucidez del que sabe que su inspiración procede de una etapa que es pasajera, ya en retirada. Ambos son precisos testigos del tiempo que les tocó vivir, y los dos denuncian las miserias de las sociedades y oficios que conocen de una manera que no es perceptible para sus respectivos torquemadas (la Inquisición y la censura franquista), porque se fijan en el detalle intrahistórico, en la contradicción cotidiana y lo cuentan sin subrayados que les destaquen del resto convencional que les sirvió de punto de partida. Las referencias y motivos de inspiración de Artigas proceden del diseño gráfico y de la publicidad de sus tiempos de formación, de los carteles y anuncios de la España de los años cincuenta y de los ejemplos europeos que conoció durante sus once años de trabajo en Suiza. Artigas es un diseñador gráfico que empieza su formación durante la Dictadura de Primo de Rivera: España vive un primer intento frustrado de modernización capitalista que expande los primeros objetos industriales producidos para un consumo restringido y de elite, mientras que la mayoría de la población que vive la sobreexplotación laboral es impelida a ahorrar y no a consumir. Es una época en la que los productos que ofrece la publicidad sólo están al alcance de la minoría más rica del país. Nacen ciertas marcas y estilos publicitarios que fueron los ejemplos de juventud de Artigas. Los objetos característicos de este modelo de elite pertenecen al área de la cosmética y de la salud. Los valores de entonces son la elegancia y distinción aristocrática, se reivindica la tradición. En el Artigas maduro vamos a encontrar algunas influencias de este periodo inicial, como sucede en su cartel para Radio AEESA: propone una mujer con los rasgos de Rita Hayworth, aunque vestida no como Hilda sino Artigas no pretende definirse con un estilo inconfundible; en lugar de imponer su personalidad a los clientes se muestra como un trabajador solvente que acepta las reglas de juego y los antecedentes establecidos por sus compañeros de gremio en otros ejemplos similares. Con esos presupuestos hace un cartel desde su personal carácter, convirtiendo en un rumor apenas audible las contradicciones que detecta en el producto anunciado y en su propio oficio de artista comercial. Es un creador eficaz, versátil, informado y sin estilo propio. Aunque sea paradójico, estos rasgos le hacen inconfundible. Los diseños de Artigas se convierten en iconos históricos: resumen la forma de expresarse gráficamente en su época y sintetizan la mentalidad y los valores de la generación española que sufre la autarquía de los 40, el desarrollismo de los 50 y el consumismo (sustituto de participación política) de los 60. Por eso sus obras son tan queridas por los sociólogos del consumo, por eso el Polil de Artigas es la imagen elegida como portada de este libro. Artigas, con un icono comercial rentable, es capaz de resumir la sociedad española de posguerra, su tono de voz, sus aspiraciones y temores, hasta su olor: lo que un director de cine tan brillante como Basilio Martín Patino dice en los 115 minutos de Canciones para después de una guerra, Artigas nos lo cuenta con la única imagen del abrigo apolillado y perplejo. Artigas considera cada trabajo como la única obra de su vida y realiza su diseño gráfico igual que Cervantes lo hizo en su particular novela de caballería: estudia los antecedentes del género hasta dominar su argumento y su forma de narrar, y entonces –con Don Quijote– resume críticamente todos los antecedentes, los interpreta a su modo y pone el punto final a una saga creativa. Mientras que Cervantes mata un género Artigas es algo más que el creador del abrigo apolillado de la posguerra
  18. 71 como una dama con traje de noche con una

    medalla de alcurnia: la pin-up del cartel de cine americano se funde con la solera hispánica del agua de colonia Añeja o de las damas de la Unión Española de Explosivos, combinando en la misma imagen los carteles cinematográficos de la calle Gran Vía y las ilustraciones de la revista Blanco y Negro o de La Esfera. Después de la Guerra Civil, la vida y el desarrollo económico sufren un corte que afecta a las tendencias de consumo incipiente. Artigas vivió el tiempo de la más dura posguerra en su estudio de Barcelona. En 1948 comienza a trabajar en el departamento de publicidad de Cruz Verde, y Artigas realiza el cartel de Polil que resume la época de la autarquía con ese abrigo apolillado que tiene algo de hidalgo urbano venido a menos y de Carpanta de paño. La vaciedad agujereada del abrigo es surreal –superreal–, retrata la situación social y cultural aún mejor que este párrafo del sociólogo Luis Enrique Alonso en su libro Historia del consumo en España: “Desde el punto de vista de los valores sociales, estos primeros años del franquismo significaron la pervivencia cuando no el refuerzo de los valores asociados a la búsqueda del status, la importancia del honor y de la tradición, la fuerte religiosidad nacional católica, así como la gran importancia simbólica de la propiedad. Hay algo de paradójico y complejo en la relación entre el franquismo y la sociedad de consumo, ya que mientras las clases medias patrimoniales se oponían explícitamente al desarrollo de la modernización y la internacionalización de la economía española, son precisamente los valores de esas clases los que utilizados por las multinacionales a las que se oponen esas clases, van a marcar el nacimiento y desarrollo de la sociedad de consumo a la española.” De sus años suizos –a partir de 1955– Artigas recibe la influencia del diseño gráfico frío: en su cartel reproducido en la página 62 –para la Feria de Muestras de Laussanne– hay ecos de la célebre imagen de Max Huber para el Gran Premio de Monza de 1948. Pero nuestro diseñador calienta el diseño con una realización que deja entrever el pulso humano bajo la apariencia puramente técnica: se adivina la mano que caligrafía unas letras que parecen fotomecánicas, la línea verde es una figura imposible que no casa: siguiendo las reglas del diseño suizo Artigas lo cuestiona, le da la vuelta y lo convierte en un primoroso dibujo en el que hierve el oficio de un cartelista tradicional. Si Artigas fuera un diseñador al uso el descubrimiento de la cima suiza le habría transformado para siempre. Sin embargo, la línea fría es para él una solución más del repertorio que domina y aplica según el caso. Para trabajos posteriores Artigas utilizará referencias de décadas anteriores, en un anacronismo personal, nostálgico y que metacomunica sobre el diseño gráfico: en el anuncio de turismo para Alemania la cita de Cassandre tiene algo de sueño imposible; Artigas ha dejado en el ejemplar de su archivo una muestra de su mirada crítica y consciente hacia su oficio de artista comercial: debajo del SOL escribe a mano artificial, tras DIVERSIONES garabatea en un arrebato íntimo Ja! Ja!, una risotada que resume mejor que la canción de Juanito Valderrama la contradicción que vive un diseñador entre la España de los emigrantes y la Alemania del milagro económico. Esta amargura lúcida y callada la encontramos también en otro pionero: Manolo Prieto expresa todas las contradicciones del oficio de diseñador gráfico en su imagen del artista comercial, en la metáfora visual del ojo pleno de conciencia sufriente, lastrado por un ancla mercantil que le cuelga del lagrimal. Luis Mayo / Pintor